¿Qué es la miopía?

Las personas con miopía tienen dificultad para ver nítidamente a larga o media distancia. La miopía no es una patología, es un error refractivo que se produce cuando la luz que entra a través de la pupila, aportando información sobre colores y formas, converge en algún punto previo a la retina. La miopía ocurre cuando el ojo es demasiado largo o a la curvatura y grosor de la córnea y del cristalino.

Hay muchos bebés con miopía (aproximadamente uno de cada cuatro) pero, en la mayoría de los casos, este error refractivo se corrige solo cuando el ojo madura. La miopía suele detectarse a edades tempranas, hacia los 7 u 8 años. Lo más habitual es que los padres o los profesores se den cuenta porque el niño experimenta problemas para ver la pizarra, se acerca demasiado al papel cuando dibuja o hace los deberes, entrecierra los ojos para ver los objetos lejanos, tiene frecuentes dolores de cabeza o muestra poco interés por la práctica de deportes, por ejemplo. Este error refractivo puede ir aumentando en dioptrías durante la infancia y la adolescencia y, en la mayoría de los casos, se estabiliza hacia los 20 años. Para que el miope tenga una corrección visual adecuada es necesario que revise su vista en el óptico-optometrista, al menos, una vez al año.
¿Por qué está aumentando la miopía?
En los últimos años se está detectando un aumento de casos de miopía entre los niños, especialmente en los países con más recursos. Los expertos sostienen que esto se debe principalmente a tres causas:

  • El aumento de horas que los menores pasan frente a una pantalla, ya sea de un móvil, una tablet o un ordenador.
  • La reducción de tiempo que los niños están realizando actividades al aire libre.
  • El uso extendido de luces “de compañía” o “quitamiedos”, en las habitaciones de bebés y niños pequeños durante la noche.

Diferentes estudios demuestran que realizar alguna actividad al aire libre a diario ayuda a reducir la miopía a edades tempranas. Es importante reseñar que los niños que presentan miopía a edades tempranas tienen un mayor riesgo de tener alta miopía en la edad adulta.

¿Cómo se corrige la miopía?

En la actualidad existen muchas formas de corregir la miopía, siendo el uso de gafas la más cómoda y extendida de todas ellas. La miopía se compensa con lentes cóncavas, más gruesas en el borde y más delgadas en el centro que permiten que los rayos de luz que entran en el ojo de la persona miope converjan en la retina y le proporcionen, de este modo, una visión nítida de los objetos lejanos.

La tecnología de vanguardia de KODAK Lens hace posible la fabricación de lentes que permiten a los miopes nitidez visual a larga y media distancia, perfectamente ajustada a sus necesidades específicas.