¿Qué es la hipermetropía?

Las personas con hipermetropía tienen problemas para ver nítidamente a corta distancia. La hipermetropía es un error o defecto refractivo que tiene lugar cuando los rayos de luz que entran a través de la pupila, en lugar de converger en la retina, la atraviesan y convergen detrás de la misma. La hipermetropía ocurre porque el ojo es demasiado corto.

 

 

Casi todos los bebés (aproximadamente el 75%), tienen hipermetropía cuando nacen. Con el paso del tiempo, sus ojos van madurando y este defecto visual se corrige en la mayoría de los casos. Aunque la hipermetropía puede detectarse a edades tempranas, en ocasiones, pasa desapercibida, especialmente cuando no es elevada. Para que esto no ocurra, conviene llevar al niño a revisar su visión hacia los 6 años o incluso antes, si manifiesta síntomas claros de que tiene dificultades para ver de cerca: no percibe bien los dibujos o las letras de un libro, presenta problemas de escritura, se frota los ojos con frecuencia, le duele la cabeza a menudo o se queja de tener sensación de picor o arenilla en los ojos. Generalmente, este defecto visual puede oscilar en grado hasta que el hipermétrope tiene 18-20 años.

¿Cómo se corrige la hipermetropía?

La hipermetropía puede corregirse con lentes monofocales, que tienen la misma graduación en toda su superficie. En caso de que el usuario además de ser ser hipermétrope sea présbita, se recomienda corregir con lentes progresivas, cuya su potencia varía gradualmente de la zona de lejos a cerca, permitiendo una cómoda visión a cualquier distancia.

Lo más común y cómodo para compensar este error refractivo es el uso de lentes oftálmicas convergentes, también denominadas lentes positivas: más gruesas en la parte central y más delgadas en los bordes. Este diseño hace que los rayos de luz que pasan a través de la lente se unan en un punto, es decir, que converjan en la retina, ofreciendo a quien las usa una visión cercana nítida.

Existen dos alternativas menos frecuentes para corregir la hipermetropía. Una son las lentes de contacto rígidas, a través de una técnica llamada ortoqueratología. A veces, cuando el experto de la visión lo considera posible y la hipermetropía se ha mantenido estable, al menos durante dos años, este error refractivo también puede solucionarse de forma quirúrgica.

Niño con camisa de cuadros y gafas sonriendo
gafas para hipermétropes

¿Es lo mismo hipermetropía que presbicia?

Aunque tanto la hipermetropía como la presbicia producen en la persona problemas para ver los objetos situados en el plano cercano, las causas de estos dos errores refractivos son diferentes:

La hipermetropía se produce cuando los ojos tienen una forma determinada que impide que los rayos de luz converjan en la pupila. Sin embargo, la presbicia (también llamada vista cansada) es un error refractivo que se produce con el paso de los años, cuando el cristalino, la lente natural del ojo cuya función fundamental es llevar a cabo el enfoque, pierde elasticidad.